El clamor de Irshad

Mi primer encuentro con Irshad (nombre ficticio) sucedió en una mañana de sábado, cuando un miembro de la iglesia me entregó un trozo de papel con un nombre y un número. “Creo que este hombre podría estar interesado en asuntos espirituales”, comentó mi amigo. Sentí la urgencia de contactarlo de inmediato. 

Solo bastaron unos minutos durante mi primera visita al hogar de Irshad para darme cuenta de que Dios ya había estado obrando en su vida desde hacía tiempo, a través de diversas personas, y que su interés no era superficial. 

Después de los saludos habituales, Irshad comenzó a relatarme su historia. Me informó que ya había conocido a Jesús en el pasado a través de la religión de su familia. Explicó que había asistido a una prestigiosa universidad nacional con el objetivo de convertirse en sheikh (líder religioso) y que, durante sus estudios, había notado las marcadas diferencias entre los libros sagrados. Concluyó que la Biblia era una fuente de inspiración, no de corrupción. Años más tarde, después de unirse al ejército, un amigo cristiano lo instó a abandonar la carrera militar y, en sus palabras, “dedicarse al servicio de Dios”. 

Poco después de recibir este inusual consejo, Irshad tuvo un sueño en el que alguien le transmitía el mismo mensaje: “Deja de ser soldado; servir a Dios es lo mejor”. Sin vacilar, decidió dejar el ejército y comenzar a investigar sobre el cristianismo. Un amigo cristiano notó su interés y lo alentó a ser bautizado. Irshad se sintió emocionado al experimentar el bautismo, pero pronto se dio cuenta de que aún conocía muy poco sobre el cristianismo y aún menos sobre la Biblia. Me confesó su desconcierto, pues nadie parecía considerar necesario que profundizara más allá de aceptar a Jesús. 

Al concluir su relato, Irshad me miró con ojos suplicantes y me dijo: “¿Podrías enseñarme para que pueda conocer más sobre Jesús?” ¿Estaría yo interesado? ¿Estaría dispuesto a compartir más con Irshad? ¿Dispondría del tiempo necesario? ¡Por supuesto que sí! 

Desde aquella visita hace meses, Irshad y yo hemos estado estudiando la Biblia juntos cada semana. Necesitamos de sus oraciones. El rol de Irshad como líder entre su comunidad puede ser el medio para que muchos otros encuentren a Jesús; a medida que él aprende y sigue, toda una comunidad tendrá la oportunidad de conocer a Jesús y estar preparada para su venida.